Entrevista a Amy Lee [VICE.COM – Julio 2017]

El sitio VICE.COM realizó una entrevista a Amy Lee abordando temas bastante poco usuales de su niñez, adolescencia y temas muy personales.

Revisa la entrevista realizada por Hannah Ewens a continuación.



La cantante de Evanescence habla acerca de karaoke, ‘The X Factor’ y ser una niña pianista virtuosa.

Esta es la entrevista VICE. Cada semana le preguntamos a diferentes famosos o personas interesantes el mismo set de preguntas en una oferta para adentrarnos en su psique.

Amy Lee se convirtió en sublime al momento que se paró descalza afuera de una ventana, para precariamente escalar un alto edificio mientras soplaba el viento. En el video de ‘Bring me to Life’ todo nos lleva a ella, una figura de alguna manera como Sally de Nightmare Before Christmas y una gótica Ofelia en un camisón, resbalando de la cornisa porque un hombre ha abierto una ventana. Agarrada de la punta de sus dedos, está colgada ahí, mientras él sale en sus jeans holgados y no con uno, sino dos gruesos collares de cadena y candado, y entrega el rock-rap más icónico desde Jacoby Shaddix de Papa Roach nos dijo que había llegado a su último recurso en 2000.

Evanescence son la banda que todos en sus veintes y treintas recuerdan por su disco debut ‘Fallen’ – la portada era una foto en primer plano del rostro de Amy en un eléctrico azul y negro. Alcanzó el número uno en los charts británicos y ha vendido millones de copias por todo el mundo.
Ya que todas sus canciones son esencialmente el pop de Max Martin con repugnantes nu-metal riffs, apelaron a todos los chicos de la ciudad con acceso a MTV, así como a los lectores de Kerrang!. Mientras que pudieron haber guardado solamente el rock – todavía escucho a Evanescence y amo hacer el previamente mencionado rap en el karaoke – después de que el nu-metal y el emo cayeron de moda, sus álbumes posteriores han sido obsesionantes.

Delante de su fecha doble en el Hammersmith de Londres (en el cual Amy vistió una capa de plumas y tocando un gran piano), bebí la mayor cantidad de café gratis que pude esperando por ella en la oficina de su marca y luego me puse nerviosa cuando entró flotando usando un enorme vestido, en el mismo azul eléctrico y negro que la portada de Fallen.

VICE: ¿Cuando fue la última vez respondiste negativamente a algo relacionado con tu carrera?

Amy Lee: ‘Recién ahora. Esta mujer me preguntó si alguna vez sería jueza en The X Factor’.

VICE: ¿En serio? ¿Sabes mucho de The X Factor?

Amy Lee: ‘Bueno, ese tipo de shows están bien pero realmente me quiero enfocar en la música. Sería demasiada la distracción porque me vería muy envuelta en la parte de ser celebridad. No me gusta eso, me hace sentir extraña y nerviosa. Pero me encanta cuando cantan mis canciones en The X Factor. De verdad. Es un verdadero halago, muy divertido y genial. Es como una máquina de karaoke – ¿Alguna vez lo has intentado?’.


VICE: Sí, siempre canto tus canciones en el karaoke, ya seas tu o Madonna o algo de rock.

Amy Lee: ‘En los primeros días de gira estaba muy metida en el karaoke. Cuando estabamos en gira buscabamos un  bar local y si encontrábamos ‘Bring me to life’ en la lista teníamos que cantarla y ver si alguien se daba cuenta’.

VICE: ¿Cuál sería tu tema específico en Mastermind (Programa inglés de videojuegos)?

Amy Lee: ‘Legend of Zelda. Me ha gustado desde que era una adolescente y lo juego hasta el día de hoy. Hay un nuevo juego ahora, así que estoy preparada para cuando vuelva al bus esta noche’.

VICE: ¿Te gustaría experimentar la muerte si te garantizaran que podrías ser revivida de nuevo?

Amy Lee: ‘Eso es muy interesante pero no. No es que me de miedo…¿Tienes hijos?’.


VICE: No.

Amy Lee: ‘Tener un hijo te entrega un miedo que no estaba ahí antes. Ahora no quiero morir. No es que quisiera antes, es solo que le doy mucho valor a la vida. Eres más cuidadoso y te das cuenta de la gravedad de lo que significa si algo te ocurre. Te pones un poco más temerosa desde que tienes un hijo porque piensas en: proteger, proteger. Mi hijo es tan dulce, me ama y yo lo amo demasiado’.

VICE: Si pudieses vivir en cualquier época, ¿Cuál eligirías?

Amy Lee: ‘No estoy en contra de mi época pero sería genial vivir en una época más inocente, una época sin toda la tecnología. Es difícil porque no se puede ir demasiado lejos sin la plomería…así que después de la plomería, pero antes de los teléfonos celulares’.

VICE: ¿Cuánto tiempo pasas con la tecnología?

Amy Lee: ‘Demasiado tiempo pero aún así menos que la gente alrededor mío. Lo veo como un trabajo la mayoría del tiempo. Me encanta ser capaz de hablarle a nuestros fans, escribirle directamente a la gente porque nunca tuvimos eso antes. Teníamos el fan club o prensa o lo que fuese y solía ser mediante la voz de alguien más lo cual es difícil, siempre se mal interpreta cómo lo dijiste’.


VICE: ¿Cómo terminaste con tu primer novio o novia?

Amy Lee: ‘¿Cuentan esas cosas menores donde apenas ocurrió algo?’.

VICE: Creo que tiene que haber un beso.

Amy Lee: ‘Esta bien, ¿Por qué terminó?. Fue por que me estaba mudando. Mi papá estaba en la radio así que nos mudábamos todo el tiempo durante la escuela, estaba en una escuela por dos años y me mudaba, era una locura’.


VICE: ¿Cuántos libros has leído en los últimos doce meses?

Amy Lee: ‘Ninguno. Es realmente triste. Cuando tengo tiempo extra usualmente subo a mi estudio y escribo música. Sé que suena nerd pero realmente lo disfruto y necesito estar creando algo para sentirme tranquila. No puedo descansar y no hacer algo, incluso si es sólo tejer. Cuando nos sentamos al frente del televisor, tejo o pinto libros de adultos para colorear o juego videojuegos. Ahí es cuando me siento bien’.

VICE: ¿Cuándo en tu vida estuviste completamente superada por el miedo?

Amy Lee: ‘Fue cuando mi hermano de 8 años estaba siendo operado de su cerebro. Tenía una epilepsia severa y llegó a un punto en donde estaba teniendo 90 ataques al día, cada cinco minutos. Decidieron que la única cosa por hacer era entrar y cortar parte de él y era demasiado riesgoso, una cirugía muy larga para un niño. Era mi mejor amigo. Así que mi familia y yo nos sentamos en la sala de espera y rezamos y esperamos todo un día para que saliera de cirugía cerebral. Eso, eso fue aterrador’.

VICE: ¿Hubo algún periodo de tu vida donde fuiste completamente intrépida?

Amy Lee: ‘Totalmente. Cuando estás entre los 17 y 24 años piensas ‘Puedo hacer cualquier cosa’ y hay algo hermoso acerca de esa audacia porque tienes la confianza de intentar cosas pero también mirando en retrospectiva te das cuenta en cuánto peligro estuviste a veces’.

VICE: ¿Tienes algún programa de TV o película que te haga llorar?

Amy Lee: ‘Lloro todo el tiempo. Lloro más de lo que es razonable. Es patético. Es genial tener otra chica en la banda ahora porque ella llora también. Ambas nos ahogamos al mismo tiempo con la misma mierda. No estoy segura con las películas, pero realmente me encanta The Crown. A los americanos les encanta. Nunca había visto una representación alguna de la Reina Isabel cuando joven. Lloré con eso. Lloro mucho con las películas infantiles. Anoche estaba justo leyendo la historia de Pinocho y me puse a llorar. Me pongo muy emocional..por si no lo has notado a través de mi música’.


VICE: ¿Cuál es el momento de tu carrera del que sientes más orgullo?

Amy Lee: ‘El concierto de la ceremonia por el Premio Nobel de la Paz en Oslo. Interpretamos al lado de gente con la que normalmente nunca tocaríamos, de todo el mundo. Fue una experiencia muy prestigiosa, muy poderosa y llena de amor. Era algo muy importante así que nos teníamos que vestir muy cool’.


VICE: ¿Qué recuerdo de la escuela destacas más que cualquier otro?

Amy Lee: ‘Creo que tenía 9 años. Había estado tomando clases de piano no por mucho en casa. Teníamos clase de música, y el profesor nos estaba enseñando cómo escribir música. Era muy simple, como, ‘Así es como luce una negra, así luce una blanca’. Para nuestro experimento final todos tienen un pedazo de papel con ocho compases y todos deben hacer algo y que calzara, y el profesor dice que tocará algunas de éstas. Fue gracioso porque muchos tenían notas horribles, y yo tenía algo como (Amy canta: ‘Estrellita donde estás..’) lo mejor que pude, y el lo toma y lo toca y pude ver cómo su rostro cambió al darse cuenta que realmente había logrado algo. No era una chica genial, era una nerd así que estaba orgullosa de mí. Y después de clase me detuvo y me dijo, ‘eso fue impresionante”.

VICE: ¿Dónde fuiste a tus primeras vacaciones con amigos?

Amy Lee: ‘No he tomado muchas vacaciones. Fui por un semestre a la universidad y obtuvimos un contrato discográfico, y me puse a trabajar. Y amo mi trabajo, y puedo viajar por él así que los momentos divertidos que tenemos están unidos con el trabajo. Como ahora mismo, hemos tenido dos diferentes fiestas de cumpleaños en Londres que fueron un éxito. Celebramos los cumpleaños en la gira, de verdad los hacemos. Y hemos encontrado algunos lindos lugares para vacacionar’.


VICE: ¿Cuánto es lo más tarde que te has quedado levantada por la razón que sea?

Amy Lee: ‘Toda la noche. Sólo esperé hasta el día siguiente. Ha pasado algunas veces. Ya no lo puedo hacer tan bien; mientras más vieja te pones más difícil es. Tu cuerpo se apaga. Recuerdo haber pasado de largo en la universidad estudiando para la clase de composición teatral. Teníamos que tocar apropiadamente todas las escalas en el piano, y hacer toda esta cosa técnica, y saber como hacerlo en el momento que te lo pidiera tu profesor. Tenía mucho en que trabajar para resolverlo bien rápido. Ellos tenían estas habitaciones pequeñas para ensayar. Eran tan grandes como este sofá, ni siquiera, toda la habitación era un piano. Así que fui a las seis de la tarde, tomé mucha cafeína y me quedé hasta que salió el sol. Al final estaba intentando calmarme porque sabía que mi clase era a las ocho de la mañana, así que estaba ‘Estudiaré desde ahora hasta la clase y aprobaré”.


VICE: ¿Cuál fue tu peor etapa?

Amy Lee: ‘La fase más extraña de mi vida fue cuando tenía 13 años en Arkansas. Nos acabábamos de mudar nuevamente y fue uno de esos cambios donde no conoces a nadie y era mucho de grupos en la escuela. Era un colegio privado y yo venía de un colegio público y aparentemente no estaba vestida ‘cool’. Todos lucían completamente distintos y me sentida excluida. Justo me había cortado el pelo muy corto y mi cabello solía ser muy grueso así que era como un hongo en mi cabeza y tenía frenos. ¿A quién le gusta su cuerpo y la forma en que hablan y no piensa que todo es horrible a los 13? Eso somos todos nosotros’.

El nuevo álbum de Evanescence saldrá a finales de este año.

Fuente: VICE.COM (Hannah Ewens)
Traducción: EvTeam Chile Staff
A %d blogueros les gusta esto: